El conjunto vigués afronta este sábado a partir de las 19.00 horas en el Pabellón Pablo Beiro la última jornada de la primera vuelta en la División de Honor de baloncesto en silla de ruedas, un compromiso en el que los vigueses intentarán poner el broche de oro a un excelente tramo inicial de la campaña, a pesar de la cantidad de problemas que han tenido y de seguir contando únicamente con seis jugadores, ganando al Fundación Grupo Norte vallisoletano para hacerse con la cuarta plaza en la tabla clasificatoria. La cita, independientemente de lo que suceda luego en la pista, será una auténtica fiesta puesto que el club ha querido aprovechar este último partido del año para festejar en su casa y con su afición un año 2017 totalmente histórico e inolvidable. El año en el que el Amfiv, después de tres intentos fallidos en competición continental y otro más en el torneo del K.O., logró al fin alzar el primer título de su historia al proclamarse campeón de la Challenge Cup en un abarrotado Pabellón de Navia. Un título europeo que se completó, además, con la tercera posición en la Copa del Rey y el cuarto lugar en la Liga y en la Final Four para redondear un increíble 2017.

El partido, independientemente del componente emotivo, tiene también una interesante importancia deportiva puesto que el enfrentamiento entre vigueses y pucelanos definirá qué equipo ocupará la cuarta plaza al término de la primera vuelta en la División de Honor de baloncesto en silla de ruedas. Ahora mismo, el Amfiv cuenta con un triunfo de ventaja sobre su rival presentando un balance de 5 triunfos y sólo 3 derrotas por el 4-4 del Fundación Grupo Norte. Sin embargo, la peor diferencia entre puntos anotados y recibidos (33 para los vigueses y 51 para los visitantes) provocaría que en caso de derrota el conjunto de César Iglesias descienda a la quinta posición o, incluso, a la sexta en función del resultado propio y el que consiga el Rincón Fertilidad Amivel frente al Getafe BSR.

De hecho, ese basketaverage privará al Amfiv de soñar, en caso de superar al Fundación Grupo Norte, con acabar esta primera fase como tercer o hasta segundo clasificado en función de los posibles resultados de la jornada. Los vigueses podrían finalizar empatados a 6 victorias y 3 derrotas con Ilunion (si pierde esta jornada) y Bilbao BSR (si derrota como es más que probable a un Vistazul que aún no ha ganado ningún partido). Pero los madrileños cuentan ahora con un +108 y los bilbaínos con un +45, que engordarán con toda probabilidad ante los sevillanos (-432), cifras muy difíciles de alcanzar para los pupilos de César Iglesias (+33) aunque ganen al Fundación Grupo Norte.

En cualquier caso, César Iglesias sabe que el compromiso ante los vallisoletanos será complicado aunque la trabajada victoria conseguida el pasado fin de semana en cancha del Getafe BSR (62-70) aporta tranquilidad. “Ganar el último partido nos ha permitido sacarle tres triunfos a los puestos de descenso”, destaca el técnico del Amfiv, quien incide en que “tenemos la tranquilidad necesaria para, con las limitaciones de efectivos que componen el equipo, afrontar esta última jornada muy motivados para intentar quedar lo más arriba posible en la tabla clasificatoria”.

Enfrente tendrán a un rival que persigue idéntico objetivo y que cuenta con una plantilla con múltiples y variados recursos. “Valladolid es un equipo muy competitivo, con una gran batería de hombres altos, que tanto dominan la pintura como el tiro exterior como los mexicanos Lalo y Jasso o el argentino Adrián Pérez”, analiza César Iglesias, quien recuerda el precedente del encuentro disputado entre ambos conjuntos en pretemporada, saldado con victoria viguesa. “Fue un encuentro muy igualado, en el que perdíamos al descanso (37-27), pero en el que mostramos carácter en la segunda mitad para acabar llevándonos el triunfo (64-68)”, finaliza el entrenador del Amfiv.