MIDEBA EXTREMADURA - CLUB AMFIV 72-76

MIDEBA EXTREMADURA: Sandoval (11), Hadiazhar (27), Joahn Vargas (2), Belaid Houcine (17), Gustavo Villafañe (14) –cinco inicial-, Tinín (-), Esparza (1).
CLUB AMFIV: Lorenzo Envó (21), Agustín Alejos (27), Salvador Zavala (26), Shelley Cronau (2) y Frank de Jong (-).
PARCIALES: 23-18, 34-34 (descanso), 51-51 y 72-76 (final).
ÁRBITROS: Rebollo, Ríos y Ferrera. Sin eliminados.
INCIDENCIAS: Encuentro correspondiente a la décimo primera jornada en la División de Honor de baloncesto en silla de ruedas disputado en el Pabellón Nuria Cabanillas de Badajoz.

El Amfiv afrontaba este sábado en Badajoz una prueba a la solidez de su segunda plaza. Y, cómo no, lo hacía a su manera esta campaña. Con los cinco jugadores que acumulan la práctica totalidad de los minutos esta temporada y sólo el veterano Santi Comesaña en el banquillo para cualquier eventualidad. Franco Alessandrini, el punto 1 argentino que esta misma semana se incorporó a la disciplina del conjunto vigués, realizó el viaje con sus compañeros pero no pudo ayudar todavía desde la pista al no haberse podido tramitar a tiempo su licencia. Pero César Iglesias y sus jugadores no entienden de problemas ni de contratiempos y ya han convertido el milagro en rutina. Esta vez lo hicieron en la pista de un Mideba Extremadura con una plantilla amplia y llena de recursos, que apunta muy alto en esta segunda vuelta y que, además, llegaba al enfrentamiento con los vigueses con la moral por las nubes tras su victoria para comenzar el año en la pista del Bidaideak Bilbao. Y lo hicieron a su manera, con mucha fe hasta el último segundo, una defensa casi perfecta y un juego coral en ataque, en el que cada jugador tiene totalmente asumido su rol y lo ejecuta. Así llegó un triunfo, otro más, que permite al Amfiv seguir soñando desde una inesperada segunda plaza que premia el trabajo, el esfuerzo y el sacrificio de unos jugadores y técnicos que superan con entrega e ilusión cada nuevo contratiempo que aparece en el camino.

El conjunto vigués sabía que si quería conseguir un resultado positivo en su visita a Badajoz iba a tener que sufrir hasta el final. Y el encuentro no defraudó lo más mínimo respecto a lo esperado. Vigueses y extremeños depararon a los espectadores un encuentro muy intenso e igualado, que no se definió hasta el último suspiro. De inicio, los pupilos de César Iglesias mostraron que había salido a la pista muy concentrados y con las ideas claras, cerrando bien su aro y abriendo la primera brecha en el marcador gracias a los puntos de Zavala y Alejos (2-6, min.3). Pero el iraní Omidi Hadiaazhar demostró por qué es el tercer máximo anotador de la liga sólo por detrás de Turek y el propio Alejos y suturó la herida en un abrir y cerrar de ojos, poniendo incluso por delante a los suyos (8-6, min.5).

El encuentro recuperó entonces el equilibrio previsto (12-12, min.7) aunque, tras un increíble intercambio de triples entre Alejos, Houcine y Envó, con uno por cabeza en sendos ataques consecutivos, el Mideba aprovechó dos pequeños fallos en ataque el Amfiv para cerrar el parcial con ventaja en el marcador (23-18, min.10).

Otro triple del vigués Agustín Alejos para iniciar el segundo periodo rompía la sequía anotadora de un Amfiv que, pese a todo, no se encontraba cómodo y veía cómo su rival alcanzaba su máxima renta hasta ese momento (31-23, min.15). Pero el conjunto de César Iglesias afinó en defensa, con un extraordinario trabajo un día más de la australiana Shelley Cronau y el holandés Frank de Jong para presionar a los jugadores altos del Mideba cada vez que su equipo intentaba un “man out”, y aprovechó las transiciones para encadenar un parcial de 0-7 (31-30, min.17) y volver a un encuentro que se marchaba al descanso siguiendo con lo previsto y con todo por decidir (34-34, min.20).

El tercer periodo no varió lo más mínimo el partido. Locales y visitantes intercambiaron canastas y errores a partes iguales y a cada intento de escaparse de unos (42-36, min.24) respondían rápidamente los otros (42-46, min.27). Por eso, todo quedaba en el aire para los últimos diez minutos (51-51, min.30).

Y esos diez minutos decisivos no defraudaron a nadie. En un choque tan igualado y con ya poco tiempo por delante, cualquier detalle parecía que iba a decidir el ganador. De ahí que un triple de Envó seguido de una canasta de Zavala para dar seis puntos de renta a los suyos invitasen al optimismo vigués (56-62, min.35). Porque, además, un tiro libre de Envó aumentada ligeramente una ventaja que se consolidaba en el tiempo en el momento más oportuno (58-65, min.36; 60-67, min.37; 62-69, min.38). De hecho, Alejos parecía sentenciar el choque a minuto y medio para el final (64-71).

Sin embargo, dos triples casi consecutivos del argentino Villafañe, mínimamente interrumpidos por un tiro libre anotado por Alejos, revivían a un Mideba que se aferraba a la pista a 53 segundos para la conclusión (70-72). Dos puntos de Envó tras el necesario tiempo muerto solicitado por César Iglesias para calmar los ánimos daban aire al Amfiv (70-74) pero los extremeños contestaban con canasta más tiro libre adicional para el francés Belaid Houcine que no transformó el tiro libre pero capturó su propio rebote para dar una nueva opción de ataque a los locales. Los vigueses defendieron a la perfección esos siete segundos en los que el Mideba no pudo siquiera llegar a tirar y, con menos de diez ya en el crono, a Zavala no le tembló el pulso para sellar desde la línea de tiros libres la victoria (72-76). Otro milagro más para la colección.